Desferrización

Invernadero

Principio de desferrización

El agua de manantiales y pozos subterráneos puede disolver el hierro y el manganeso de las rocas circundantes. El agua subterránea carece de oxígeno y, debido a esto, el hierro y el manganeso son solubles en agua.

Sin embargo, cuando el agua se bombea a la superficie y se expone al oxígeno del aire, el hierro y el manganeso se vuelven insolubles. Esto hace que se precipiten del agua, dejando depósitos en los tanques, tuberías y grifos.

El hierro y el manganeso pueden afectar a los equipos y sistemas y, por lo tanto, a menudo se minimizan mediante el tratamiento del agua. Para la eliminación del hierro y del manganeso del agua, el agua (de manantial) se somete a un contacto intenso con el oxígeno. En varios subprocesos, mediante oxidación, hidrólisis, nucleación y precipitación, finalmente se filtra el hierro y el manganeso. En este proceso, las formas solubles divalentes de hierro y manganeso presentes en el agua se convierten en formas muy poco solubles.  

Como resultado de este proceso fisicoquímico (también conocido como adsorción electrocinética), es posible filtrar las partículas de Hierro y Manganeso. Para ello se utiliza arena de río recocida y tamizada, que se selecciona en función del agua de suministro y del resultado final deseado. La primera precipitación de hidróxido de hierro tiene un efecto positivo en la posterior precipitación tanto de hierro como de manganeso.

Debido a este efecto catalítico, la arena limpia del filtro debe circular durante algún tiempo antes de que la eliminación del hierro comience correctamente. El mismo principio se aplica al proceso de desmarganización. La calidad final del agua desferrizada depende de varios parámetros, como el valor del pH (acidez) del agua, la concentración de oxígeno, la capacidad amortiguadora del agua de origen, el caudal y la selección del medio filtrante.

 

Mejor opción

Hortilife suministra sistemas de riego, desinfección y tratamiento de agua, en combinación con computadoras de proceso, para optimizar las condiciones del agua y garantizar los mejores resultados de cultivo. De esta manera obtendrá el mejor resultado de cultivo en todas las circunstancias.

¿Quiere saber más sobre los sistemas de tratamiento y almacenamiento de agua para su cultivo? Póngase en contacto con nosotros para obtener asesoramiento.

Sistemas de riego preparados para el futuro

El sector hortícola a nivel mundial se enfrenta al reto de producir más alimentos en un entorno en el que el agua es cada vez más escasa y los fertilizantes cada vez más caros. El uso y la reutilización del agua más económicos y eficientes juegan un papel cada vez más importante. Además, seguirá siendo de gran importancia mantener la calidad del agua y la seguridad alimentaria. Al minimizar el uso de agua y nutrientes, cada planta debe recibir exactamente la cantidad correcta de agua y nutrientes.

En Hortilife, conocemos estos desafíos y nos aseguramos de que nuestras soluciones estén preparadas para el futuro.

La experiencia de Hortilife

Hortilife produjo más de 200 hectáreas de modernos invernaderos en Europa. Nuestros expertos también transformaron más de 500 hectáreas de invernaderos existentes en invernaderos modernos. En definitiva, si trabaja con Hortilife, elige calidad y larga experiencia. Eche un vistazo a nuestra cartera de proyectos para inspirarse.